lunes, 28 de julio de 2008

Algunas consideraciones previas

Lo mejor de que a uno le pase lo peor que se le pueda ocurrir es que ya no hay que tener miedo de que le ocurra. Dicho así puede parecer un sinsentido, pero para mí no lo es. Si le preguntáramos a un grupo suficientemente amplio de mujeres a qué le tienen más miedo en esta vida, qué es lo peor que se les ocurre que les pueda pasar a ellas mismas, es muy probable que una mayoría dijera que aquello que más les aterra es contraer un cáncer de mama. Yo seguramente hubiera respondido eso a aquella pregunta hipotética. Por eso, cuando me dijeron que tenía cáncer de mama, pensé algo así como “bueno, es terrible, pero como mínimo ahora ya no tengo que tener miedo de tenerlo, ahora no me queda más remedio que afrontarlo y hacer todo lo que me digan para curarme”. Eso sí, me pasé la primera noche llorando como una Magdalena, para qué os voy a engañar.
En mi familia cercana no ha habido ningún caso de cáncer de mama, afortunadamente: ni mi madre, ni mis abuelas, ni mis tías, ni ninguna de mis primas… Pero, aun así, yo siempre había tenido una especie de intuición de que a mí, en esa lotería tan siniestra, me iba a tocar alguna vez el premio. Sí, ya sé que se me puede decir que eso de la intuición es una tontería, y que a toro pasado es fácil adivinarlo, e incluso que, en una persona como yo, que no cree en nada que no vea, es poco congruente, pero es así: pensaba que me tocaría.
Arriba he dicho que, cuando me dijeron lo que tenía, pensé que tenía que hacer todo lo que me dijeran para curarme. Sobre esto me gustaría decir dos cosas. La primera, que yo no me considero una enferma, por lo menos ahora, que aún no he empezado con la quimioterapia. Tenía un tumor y algunos ganglios infectados, me lo han sacado todo y, como dijo un presidente de gobierno de infausto recuerdo, “había un problema y lo hemos solucionado” (eso sí, drogando a los inmigrantes y metiéndolos en un avión como si fueran fardos, pero esa es otra historia). A lo que iba, que me desvío del tema: no estoy ni me siento enferma y por eso he continuado con mi vida –casi- como si nada, con dos breves paréntesis de las dos intervenciones quirúrgicas.
La segunda cuestión que me gustaría aclarar es que no he entendido nunca eso de “luchar” contra la enfermedad y que, de hecho, yo no considero que esté luchando contra ella. ¿O es que la gente dice que “ha luchado” contra el cáncer porque se ha sometido a los tratamiento que le han prescrito? ¿De verdad hay gente normal (entiéndase esto correctamente, porque integristas los hay en todas las facetas de la vida, y a ellos no me voy a referir) que, ante un diagnóstico como este, no hace lo que le dicen sus doctores?
Desde el momento en que se sospechó que el bulto que me había notado en el pecho un par de meses antes era cáncer, he pensado en poner por escrito todo lo me estaba pasando. Al principio quería llevar una especie de diario, pero lo cierto es que un final de curso de locos me lo impidió y tampoco veía muy claro el medio y la finalidad de contar (¿Lo iba a hacer para mí, como terapia? ¿Para releerlo después, cuando ya estuviera bien? ¿Para dejárselo a alguien que pasara por lo mismo?), hasta que hace un par de días se me ocurrió la idea de expresarme a través del blog.
Le di algunas vueltas y, cuanto más lo pensaba, más ventajas le veía: no sólo permitía que otras personas lo leyeran (y aquí mis aspiraciones son del todo modestas, así que YouTube puede estar tranquilo) sino que iba a posibilitar que todos aquellos que se han interesado por mí estos meses, y que me ha dado ánimos, apoyo y ayuda, tuvieran información de primera mano. Si, además, lo que yo cuento aquí le sirve a alguien, miel sobre hojuelas...
He tenido tantos mensajes agradables y tantas llamadas tan cariñosas durante este tiempo que no sé cómo agradecer lo bien que me han hecho sentir. Siento también ciertos remordimientos por no haber podido responder en la misma medida. Me disculpo: a veces no he tenido tiempo o ánimos y a veces, simplemente, se me ha pasado. Desde aquí un beso y un abrazo a todos los que me habéis hecho sentir querida y apreciada (ya, ya abrevio, que me estoy poniendo tonta): a mi familia, claro; y, por riguroso orden alfabético y pidiendo perdón por anticipado por si me olvido de alguien, a Álex y Doro; a Ana; a Ann; a Antònia, Sebastià, Magdalena y mi ahijada; a Biel; a Blanca; a Carolina y Pep; a Catalina Cortès; a Cati Bestard; a Cati Moragues; a Elena; a Emilia Marco; a Ignasi; a Ignacio Jiménez; a Joan Forcades; a Juanjo y Cristelle; a Lucía; a Macu y Paco; a Magdalena Alzamora; a Maria del Teatre Sans; a Maria Torrandell; a Mateu; a Meli; a Miriam; a Patricia; a Pepe y Marifé; a Pere Martorell; a Ricardo; a Roser y Carles; a Rubén y Susana; a Sabela y Toni; a Tana y Pere; a Teresa; a Tomeu Vilanova; a Toni Llinàs; a Toto; a Xesca Gomila…
Los arriba citados, y los que os queráis añadir –os aseguro una bienvenida muy calurosa- podéis usar este blog como una forma más de comunicación entre nosotros. No sé si podré colgar algo diariamente, pero intentaré teneros informados de forma regular y espero que vosotros, de tanto en tanto, me contéis vuestras cosas. Podríais empezar poniéndome los dientes largos con esos viajes que vais a hacer este verano.

21 comentarios:

elena dijo...

Si es que te tengo que querer.
Si es que fundes reflexión y acción (Almudena dice que son antagónicos)
Si es que luchar no es sobrevivir sino hacerlo con tu fuerza, tu alegría, tu empuje y salpicando.
Si la envidia nos la das siempre tú, que sólo nos queda presumir de tu amistad.
Te quiero y me engrandece que me quieras.
Mua.

alexydoro dijo...

Pues acabo de ver tu blog y lánzome cual raudo potranco a dejar mi primera huella digital...
Excelente idea que a buen seguro te/nos unirá más y que seguro que dará para una futura "blogparty", con buen rollito y todo eso...
En este caso lo único importante es participar no como en el peñazo ese de los JJOO asi que nos despedimos hasta pronto.
Un besote de Alex y Doro para ti y sólo para tí.
PS: no vale corregir faltas, encabalgamientos, anacolutos, hipérbatons, disfemismos u/y/o sinécdoques... Estamos de vacaciones!!

María Antonia Valdivielso dijo...

Eleni, guapa, no me hagas llorar que se me corre el rímmel, y no hay nada peor que no estar glamourosa en cualquier ocasión. Si Almudena dice que reflexión y acción son antagónicos, seguro que tiene razón y yo, o bien no estoy reflexionando o bien no estoy actuando... ¡Como soy de letras, seguro que lo que me falta es lo primero! En cualquier caso, muchísimas gracias. Pasátelo todo lo bien que puedas y, de tanto en tanto, cuéntame cositas. Besos.

María Antonia Valdivielso dijo...

Alex y Doro, ¡eso, eso, una superparty! Desde ahora mismo convoco otra macrofiesta para mi cumpleaños en el 2009, para celebrar que estaré mejor que nunca y sin rastro de bicho dentro.
Y no lo había pensado... Es verdad que me va a tocar el rollo de los Juegos Olímpicos. Como no me encuentre muy bien y la tele sea el único deporte de riesgo que pueda practicar este verano, lo tengo crudo.
Queda pendiente esa cena, como para dentro de un par de semanas, que ya se habrá acabado el desgavell de las fiestas de Pollença. Un abrazo.

oscar dijo...

hola

oscar dijo...

Hola Toñi, no controlo mucho esto de los blogs y me acabo de dar de alta.El comentario de antes se debe a eso. Bueno chica que te voy a decir... tengo los pelos de punta después de haber leido lo que has escrito, lo haces con una naturalidad que consigues dar ánimos a todo el que está a tu alrededor.
No estoy seguro de si recordarás que pasé muchos años de niño machacándote y dándote la brasa todos los días con que yo tendría una enfermedad grave y tu siempre me decías que eso eran tonterías...no se si sabes de lo que te hablo pero te puedo asegurar que yo sí y me tranquilizaba bastante oirte decir que eso no pasaría. Ójala pudiese decirte yo ahora algo que pudiera devolverte la tranquilidad que tu me diste en su día, pero creo que aún te sobra fuerza para seguir levantando la moral de todos, lo tuyo es admirable!!! Moni, Marc y yo te mandamos un beso enorme y nos gustaría que supieses que estamos pensando en ti contínuamente.
P.D. Siento haber metido el pie en los radios de la bici!!!

Pepe dijo...

No hay derecho, después del primer comentario de Elena ya me dirás que podemos decir los demás. No me ha quedado más remedio que buscar citas.
La primera de Anais Nin:

"Cada amigo representa un mundo dentro de nosotros, un mundo que tal vez no habría nacido si no lo hubiéramos conocido".

La segunda anónima:
"Amigos son aquellos extraños seres que nos preguntan cómo estamos y se esperan a oír la contestación."

Estoy seguro que este blog se va llenar de amigos.

María Antonia Valdivielso dijo...

Óscar, ¡es que estoy segura de que a ti no te va a pasar nada! ¡Palabrita del Niño Jesús! (No, si tantos años en escuela de monjas se acaban notando)Sé que pensáis en mí y os lo agradezco un montón. Y, de verdad, no pienso que me esté comportando de una forma extraordinaria. Creo que contar las cosas y llamarlas por su nombre ayuda a desdramatizar, porque lo que nos imaginamos suele ser mucho peor que lo que pasa en realidad. Un beso para los tres, y dile a tu niño que se quite la mano de la cara, que lo de fuera, en general, vale la pena, empezando por sus papás.

María Antonia Valdivielso dijo...

Pepe, lo de este blog ha sido culpa tuya y envidia cochina por tener el mejor y más visitado blog de Pollença, lo que equivale a decir del Mundo Mundial. Que haya empezado con esto no quiere decir que no vaya a escribir otra vez para el Urxella. Estoy retocando el artículo de "La Comèdia". Mañana te lo mando.
Con o sin citas, sé que Mari Fe y tú soy los mejores compañeros de viaje, y no sólo de los que se hacen en avión. Un abrazo grande, grande.

ignasi dijo...

Bien, segundo intento tras problemas técnicos. Garfio odiaba a Peter Pan, yo a estos bichos con teclas.
Poco madrugador, conocido fruto de mi acostumbrada hiperactividad intelectual prolongada hasta altas horas de la madrugada, me uno con alegría al blogparty de la señá Toñi, horas más tarde, pero con igual energía, que mis ilustres y madrugadores predecesores.
Siguiendo mis más arraigadas costumbres, te voy a llevar la contraria, pero sólo un poquito, vamos, la puntita na más...
Porque conozco gente en sus cabales que no ha hecho todo lo que el médico le ha dicho (negándose a la quimio a título preventivo, por ejemplo), y que sin embargo pueden presumir de haber luchado, y con éxito.
Y conozco a otra gente que, aun siendo muy 'obediente', se han derrotado, y eso ha repercutido en su estado de salud final.
Claro que se lucha. Y si no, ¿qué estás haciendo tú al tomar esta estupenda iniciativa bloggera? ¿Qué has hecho desde el primer momento, que lo sé yo de buena tinta, más que luchar?
La fuerza está en la mente -además de en los tratamientos, off course-, por más que los posmodernos insistan en negar el concepto reduciéndolo al de 'cerebro'. Peor para ellos.
Tú, que de posmoderna tienes entre muy poco y nada, estás luchando (más allá de querellas nominalistas) y vas a ganar este partido. Que se prepare el portero contrario pa la lluvia de goles...
Que te quiero, bien lo sabes.

fray lokus dijo...

Bueno, que le vamos hacer, otro motivo más para sentarse delante del ordenador.

Animo campeona.

Otro enlace "pa favoritos"

quinete dijo...

Decía que uno de los grandes sabios de la antigüedad que "en pez compartido no hay espinas" (traducido con obvias pérdidas rítmicas i fonéticas).

Aunque este sabio, como todos los sabios, también dijo alguna tontería que otra (voilà una lindeza escrita tras escuchar a la antecesora lejana de alguna exconsellera: "Que una mujer no se ejercite en el hablar, que eso es terrible"), no obstante, le concederemos que también las espinas se pueden compartir, quizás sin dejar de ser espinas, aunque quizás un poco menos dolorosas.

Otra lindeza que no tiene nada que ver con esto, pero que tiene su gracia: "Al rascarse disfrutan los hombres y les sucede lo mismo que cuando hacen el amor". (No creo que pensara en el 'rasca-y-gana')

Ah!, era Demócrito.

quinete dijo...

Decía que uno de los grandes sabios de la antigüedad que "en pez compartido no hay espinas" (traducido con obvias pérdidas rítmicas i fonéticas).

Aunque este sabio, como todos los sabios, también dijo alguna tontería que otra (voilà una lindeza escrita tras escuchar a la antecesora lejana de alguna exconsellera: "Que una mujer no se ejercite en el hablar, que eso es terrible"), no obstante, le concederemos que también las espinas se pueden compartir, quizás sin dejar de ser espinas, aunque quizás un poco menos dolorosas.

Otra lindeza que no tiene nada que ver con esto, pero que tiene su gracia: "Al rascarse disfrutan los hombres y les sucede lo mismo que cuando hacen el amor". (No creo que pensara en el 'rasca-y-gana')

Ah!, era Demócrito.

quinete dijo...

Perdón por el duplicado del comentario! Es el abismo digital

María Antonia Valdivielso dijo...

Quinete, ¡cómo sube el nivel de este blog! No tiene relación con lo que me has dicho, pero como es una paráfrasis de mi admiradísimo Ángel González de un filósofo griego y también es de temática hídrica, como tus peces, ahí va: "Nadie se baña dos veces en el mismo río... excepto los muy pobres". Confieso que no he entendido el tercer comentario. Demasiado elevado para mi pobre intelecto. Un beso y espero que sigas compartiendo tu sabiduría con nosotros. Me encanta la foto que has puesto, sabes que es mi favorita.

María Antonia Valdivielso dijo...

Fray Lokus, esper que siguis el meu apreciat Fralokus. Ha estat una sorpresa realment agradable trobar-t'hi. Em sap greu que, per culpa meva, hagis de passar més temps a l'ordinador, però en realitat em sap poc greu, tan poc que crec que és gens!
També ens retrobarem a l'Urxella, perquè com que ara tendré més temps lliure, m'hi reincorporaré. A la ràdio crec que no tornaré, però ja ho contaré allà. Una forta abraçada i benvingut!

María Antonia Valdivielso dijo...

Ignasi, tú sabes que me encanta que me lleves la contraria, que no me trates como a una muñequita de porcelana y que me hagas pensar en cosas que yo no había tenido en cuenta. Tienes razón, sobre todo porque sé de qué caso estás hablando, pero tú sabes también las circunstancias concretas de esa persona, muy diferentes a las de alguien que, por ejemplo, decide no someterse a la quimio ni la primera vez y, en su lugar, no hacer nada o ponerse en manos de curanderos, que de todo hay en la viña del Señor.
Respecto a lo de rendirse, soy muy escéptica. ¿De verdad rendirse implica un desenlace fatal? ¿De verdad "luchar" -palabra que no me gusta nada en este contexto, ya lo he dicho- alarga la vida? Yo no lo tengo nada claro. En cualquier caso, a mí el médico me ha dicho, literalmente, que de esta no me muero, y eso sí que alarga la vida y otras cosas. Y sí, al portero, aunque esté en segunda división un añito, le van a caer una jartá de goles. Muuuuaaaa.

oscar dijo...

Hola Toñi ¿cómo estás? que miedo escribir en este blog!!! con tantos peces y tantos sabios me he perdido... pero bueno supongo que mientras no te pierdas tú ya va bien!!! Hoy han estado el niño y papá en la tienda y me han dicho que estás a tope, mañana nos veremos para comer supongo y te daré el beso que te envié por sms.
El otro día estuve en casa de Mamá y le di de alta una cuenta, deberás tener paciencia con esto del blog y Mamá, está en ello y verla delante del ordenador no es algo a lo que me acostumbre fácilmente, bueno en realidad alucino!!!
Si un algún día no estás muy bien de ánimos te escribiré un mail al estilo sms adolescente y te pondré en marcha.

Bueno chica un beso de los Valdivielso March.

Sabela dijo...

Hola, corazón. He cometido el error de leer todos los comentarios que estupendos amigos y familiares te han dedicado, y, claro, ahora no cabe nada de lo que diría. Desde que hablé contigo ese miércoles de nuestros pecados (yo estaba en la Plaza Mayor de Palma, y decidí probar suerte con el móvil y charlar contigo) no me separo ni un instante de ti. Parece fácil de decir (de hecho lo es), y es que no hay mejor sitio donde estar. Mucho se me agolpó en la garganta, pero si yo necesitaba decirlo, tú seguro que no necesitabas en absoluto oírlo. Además, qué tontería, si ya lo sabes. Por cierto, y a riesgo de horrorizarte, de mi balcón cuelgan unas espirales azules que tintinean (cielos, disculpa) y mandan esas vibraciones zen hacia el infinito... No temas, recuerda la cita de Chesterton ("Pa una vez que m'arremangué..."). Soy emotiva y creyente, que con mi estatura deben ser los peores defectos que luzco.
Niña guapa, seguiré aquí. Para qué moverme, tantos años ya de estar. Y si va de citas, a mí no me para nadie. Tengo dos: "Hodie vive", latín clásico donde los haya (¿lo hemos superado ya?), del señor más conocido de la Antigüedad, el tal Vox Populi. Y una de Manolito García (podrían ser cientos) en su faceta de Último de la Fila: "Me siento hoy como un halcón herido por las flechas de la incertidumbre". De Insurrección. Ya sabes, corazón, por si se acaban las pilas (tú siempre brillas en la oscuridad).
Creo que esta vez sí recibirás mi comentario. Un beso enorme. Otro día, más y mejor. Siempre mejor.

Josep J. Rosselló dijo...

Bon dia, Toñi, i d'entrada perdona'm la confiança, ja que no ens coneixem de res. La culpa és d'Urxella, un blog que sí visito amb asiduïtat. Avui, repassant posts i cercant, especialment, referències als Jocs Olímpics de la Vergonya, he acabat en aquesta bitàcola personal i m'he trobat el que menys m'esperava.

Voldria dir que entenc la teva situació i la teva reacció, però em sembla massa agosarat per part meva. Sí et manifesto des d'ara mateix la meva admiració i, per poc que serveixi, la meva solidaritat.

L'any passat vaig estar deu mesos de baixa, vaig passar per dos hospitals i me n'estic sortint. Amb l'agravant que, mentre tu ets víctima innocent d'aquest 'bitxo', jo he estat en bona mesura responsable del meu estat, pel meu mal cap. Bé, deixem-ho estar. Senzillament, l'enhorabona pel blog; sobretot, pel coratge de tirar-lo endavant. T'aniré seguint de prop, des de la llunyania.

Anónimo dijo...

hola, toñi soy mamá de dos chicos del instituto y he leido tu blog. me he emocionado y me he "reido" con tus comentarios creo que eres muy positiva y ami me gusta la gente asi,sigue asi es la mejor medicina