miércoles, 10 de diciembre de 2008

Soy una mujer marcada

Sí, lo voy a confesar aquí y ahora: soy una mujer marcada. Marcada por los tatuajes que ayer me hicieron después del TAC, y que tienen que servir como referencia cuando me pongan la radioterapia.

Ayer por la mañana, bien tempranito y con el diluvio universal cayendo, fui a la Policlínica M., donde voy a seguir el tratamiento a partir de ahora. No se puede decir que no me haya paseado por las clínicas privadas de Palma: me operaron las dos veces en una, me pusieron la quimio en una segunda y voy a tener la radio en otra distinta. A eso, claro, corresponden también médicos diferentes, cuya amabilidad en sentido ascendente comenté en otra ocasión.

Lo del TAC no tiene más secreto que no moverse mucho para que la prueba salga bien a la primera. Para hacérmelo vino una enfermera de oncología, supongo que porque así saben que se hace exactamente lo que necesitan. Cuando vio mis cicatrices (la del pecho y la de la axila) no pudo dejar de comentarme lo bien que me habían quedado, para añadir a continuación que: “yo veo unas cosas…” Y dejó la frase en suspenso. Me preguntó quién me había operado. “El doctor T.”-le dije yo. “Me lo imaginaba. Ese hombre tiene unas manos para patología mamaria excepcionales”. “Sí –pensé y estuve a punto de replicar-, unas manos fabulosass y un trato con las pacientes que deja mucho que desear”. No lo dije porque en este tiempo me he planteado muchas veces si hubiera preferido un médico más cariñoso y comprensivo que El Hombre Que Nunca Sonríe y que me hubiera dejado unas cicatrices de un dedo de anchura, como otras que llevo con toda la dignidad que puedo. Obviamente, la respuesta es “no”, así que no me voy a quejar mucho más.

Después de TAC vinieron las marcas. Como en la copla, yo pensé que iba a llevar el pecho tatuado, y no es así. Me hicieron tres puntos, que se confunden fácilmente con pecas (y más en mi caso, con todas las que tengo), uno en el centro y los otros dos a los lados, como a quince centímetros debajo de ambas axilas. Desde ayer, mi forma de ver a las personas que se hacen tatuajes ha cambiado sustancialmente: ¡Cómo duele que te dejen marcado para siempre! Tengo que tratar el tema con dos de mis hermanos, que lucen unos dibujos bien grandes y no recuerdo que se quejaran demasiado. Me imagino que en el caso de los que se tatúan voluntariamente se puede aplicar el “sarna con gusto”. En el caso de los que llevamos tinta bajo la piel por obligación, puedo decir que duele horrores.

Y eso fue todo. Me dijo la enfermera que me llamarían un día de estos para empezar la radioterapia al final de esta semana o al principio de la siguiente, y que intentarían darme siempre la misma hora para que me pueda organizar. Le pedí que fuera a mediodía, porque así podré aprovechar la mañana en Pollença, ponerme después la radioterapia, ir a comer a casa de mis padres y asistir por la tarde a las clases del Ciclo.

Por cierto, estoy encantada con el Ciclo Formativo. Me gustan los profesores, me gusta el contenido de las asignaturas y me gustan mis compañeras. Encima hay días que vas a clase y sales maquillada como una estrella de cine, así que no se puede pedir mucho más (la foto de hoy corresponde justamente al trabajo que hizo ayer una compañera conmigo). Estoy aprendiendo un montón de cosas, que seguramente no me serán de utilidad práctica en mi futura vida profesional, pero siempre he sido de las que han pensado que nunca es tarde para aprender y que todo lo que estudies te va a servir para, como mínimo, crecer como persona. Y todo esto es gratis. La enseñanza pública (igual que la sanidad pública) es en este país un lujazo.

12 comentarios:

kpi dijo...

Que guapa que estas..
no sabia jo que te tatuaven es punts aquests per sa radioteràpia i dius que t'han fet mal...uax!!! tens tota sa raó suposo que la gent que es tatua per decorar el seu cos heu fa per algun motiu i no els hi fa el mal que tu expliques, jo també tenc amics i amigues que van tatuats i sempre em diuen allò de - Bé si mal si que te fa mal però es pot aguantar - veig que sa teva sinceritat em diu Maria no et facis cap tatuatge jajajajajajaja.
Si fa tan de mal com sa cremada de planxa que duc a sa ma..quin mal, vaig posar tot d'una aloe de vera...veus que sempre em queixo
ai Toñi
besos reina

Rieke Bootsmann dijo...

¡Dios mío!

Toñi, Ojalá hubieses visto mi cara al ver la foto... Juan Cifre está a mi lado y es testigo de mis gritos asegurando que esa mujer no eras tú.
Además el otro día ya te lo dije en el instituto: tienes dos soles en la cara. ¡Qué suerte tengo de casarme contigo! (ejem ejem).
Ya he pensado la ocasión para ponernos las corbatas; El viernes de la semana que vuelvas podríamos hacer una cena con toda la clase, y por supuesto con Rosario. Si te apetece, claro.

Ah! Yo creo que te va a servir bastante, en la vida, lo que ahora estás aprendiendo... Por ejemplo, seguro que por tu parte hay un mínimo interés en practicarlo con una cabeza rubia y pintando unos ojos azules. La creatividad está permitida.(¡Yo también quiero estar tan guapa para la cena!)

Un abrazo de tu rubia.

Anónimo dijo...

HOLA MARIA ANTONIA, SOC DORIS UAU ET VAIG SEGUINT PERO FINS ARA NO ME HE DECIDIT MARE DE DEU SANTISIMA QUE GUAPA ETS, TOTES LES VIVENCIES QUE VAS EXPLICANT DEL TEU TRACTAMENT, VEIG QUE SERVEIX MOLT PER MES DE UNA COMPANYA QUE ESTANT COM TU, NENA SEGUEIX AIXI TANT VALENTA QUE ETS UN EXEMPLE, PETONS DESDE GIRONA EM MOLT I MOLT DE CARINYO. ADEUUUUUU TOÑI ES AIXI COM ET DIUEN NOOOOO.

angels blog dijo...

Hola Toñi,

¿Eres así o te han "arreglao"? ¡Qué buen aspecto tienes!

¡Oye! Me has asustado un poquito con lo del tatuaje.

¿Es muy durillo?
Espero que tenga es puntito que tiene todo; que te da un poquito de "repelús", pero se supera ¿Verdad Toñi? ¿Verdad...?

Seguro que sí.

Bueno yo te veo estupendamente. Sigue así.

Un abrazo.

Àngels.

Grantashley dijo...

¡Estas guapísima Toñi!
¡Es cierto lo que decías en uno de tus entradas anteriores, estas algo más redonda de cara, pero la verdad es que te sienta fenomenal! Y el color de pelo también te sienta de maravilla.
Espero su correo electrónico.
Un beso.

PS: no tengo ningún tatuaje.

María Antonia Valdivielso dijo...

Kpi,

M'encanta que em diguin que estic guapa, ara, quan se supossava que tendria un aspecte terrible. Com a mínim no faig cara de malalta ni de convalecient.

I les cremades són el que més mal fa al món.

Besos.

María Antonia Valdivielso dijo...

Rieke,

Me tienes que explicar lo de los dos soles en la cara, que no lo entiendo.

Y la de la foto claro que soy yo; con un poco de cara de susto y bajo una luz horrible, pero soy yo.

Me apunto a la cena con las corbatas y con Rosario. Es buena idea.

Todavía no he maquillado a nadie con tu color de pelo y de ojos. Será un gustazo decorarte; eso sí, si luego no te reconoces no admito reclamaciones.

María Antonia Valdivielso dijo...

Doris,

Sí que em diuen Toñi tots el meus amics, així que tu també m'ho has de dir.

Gràcies per dir que estic guapa a la foto. Crec que, encara que se passin per moments dolents, s'ha de sortir al carrer amb el coloret ben posat, que no se digui que una s'ha descuidat. Al contrari, és fonamental per a l'autoestima i per a la recuperació veure's bé.

Girona m'encanta. Em sembla una ciutat preciosa i ideal per viure-hi. Tens sort de poder-la gaudir.

Una abraçada.

María Antonia Valdivielso dijo...

Àngels,

Algo me arreglaron para la foto, pero iba con una maquillaje bien discreto (en teoría de novia poco recargada). De todas maneras, así se me ve más o menos cada día. ¿Has visto qué pelo tan estupendo llevo? ¡Y es fijo! Me acuesto y me levanto con él. Lo que más me gusta es cuando me dicen "hay que ver, qué suerte has tenido, que con la quimioterapia no se te ha caído el pelo". Cuando quiero digo la verdad y, cuando no conozco mucho a la persona o simplemente no me apetece, digo: "Sí, qué suerte he tenido, ¿eh?"

Lo del tatuaje duele, pero sólo en el momento en que te lo hacen (luego ni te molesta ni nada) y es como una especie de pinchazo fuerte. No te asustes, porque es perfectamente soportable y luego ni estás dolorida ni nada. Me apetecía exagerarlo un poquito y compadecerme de los que se tatúan águilas imperiales en los hombros (o nombres de sus amadas, que luego tienen que borrar porque el amor no suele ser eterno).

En fin, que no es para tanto.

Un beso desde la fría Mallorca. Otra vez tenemos nieve en las montañas.

María Antonia Valdivielso dijo...

Grant,

Thank you very much! I am going to write an e-mail to you. I promise!

Kisses.

Anónimo dijo...

me deus un café... i encara esper que me diguis coses...


ah percert parèixes més jove eh.. aquest cicle va molt bé per pujar la moral, jeeje. una forta abraçada.
totalment d'acord amb el que has dit d'estudiar mai et canses perque es part de la teva personalitat.
francesc.

María Antonia Valdivielso dijo...

Francesc,

Ja haurem de quedar per Nadal, a Pollença. Estudiar els capvespres complica molt la vida social d'una persona: ni tornar les cridades puc, perquè arrib tardíssim a ca meva cada dia.

Gràcies per dir-me que sembl més jove. Espera que em posi el bòtox i ja veuràs... (És broma, que no em vull quedar sense doblers i sense expressió, com na Nicole Kidman).

Una abraçada.