martes, 14 de octubre de 2008

Cáncer y adopción

Viendo el otro día un programa de televisión me enteré de una cosa que me dejó de piedra.

Resulta que si una mujer ha tenido un cáncer no puede adoptar un niño. Tomando con todas las reservas del mundo esos reportajes de investigación (el programa era uno de esos de Mercedes-Gran Hermano-es-un-experimento-sociológico-Milà), por lo visto las autoridades españolas no dan el certificado de idoneidad necesario para empezar los trámites de adopción internacional con el argumento de que no se pueden arriesgar a que un menor que ya ha perdido una madre pierda otra. Un responsable de una agencia de adopción de la Comunidad de Madrid lo afirmó sin sonrojarse ante las cámaras. De hecho, una mujer contó que, cuando le hicieron la entrevista, en el mismo momento en que dijo que había padecido un cáncer, las asistentas sociales que la entrevistaban se miraron y le dijeron algo así como “vamos a continuar con las preguntas, pero son inútiles porque el resultado va a ser negativo, usted nunca tendrá el certificado de idoneidad”.

Yo no he sido llamada a la senda de la maternidad. Muchas veces pienso que cuando se repartió el instinto maternal alguien se quedó con el que me tocaba a mí. Sé que decir esto es ser muy poco políticamente correcto, pero no me gustan los niños así, en general, igual que no me gustan los castellano-manchegos en bloque ni los pintores de fachadas como conjunto, por poner sólo dos ejemplos. De la misma manera que he conocido a conquenses estupendos y a toledanos con los que no cruzaría ni los buenos días, hay niños que me encantan y otros que me horrorizan, y nada más lejos de mi intención que adoptar una criatura. Vivo demasiado bien como para meterme en semejante lío, por más que mi madre me insista con lo de la chinita. Digo esto para que quede bien claro que la indignación que me provocó el reportaje no tiene nada que ver con ningún deseo personal por mi parte. Es una cuestión de justicia y de solidaridad con las afectadas.

Si alguien lo sabe con certeza, me gustaría que me dijera si es una norma de aplicación general o si solamente la sigue alguna agencia de adopción concreta. Si se aplica de forma global, en teoría porque la esperanza de vida de una enferma de cáncer es menor, quiero suponer que los asistentes sociales tampoco dan el necesario certificado a aquellas parejas en las que alguno de los miembros fume –o haya fumado-, beba –o haya bebido- o consuma grasas saturadas, conductas de riesgo que acortan la vida con total seguridad.

En caso de que lo que se contó en televisión sea cierto, me preguntó por qué alguien, como el Defensor del Pueblo, o institución tipo Asociación Española Contra el Cáncer, no ha tomado cartas en el asunto. Para muchas mujeres que han sufrido un cáncer, que desean ser madres y que en muchos casos no pueden serlo como consecuencia de los tratamientos para la enfermedad, la única oportunidad que existe es la adopción. Me parece innecesariamente cruel que se les cierre esa puerta, como si ya no hubieran sufrido bastante.

17 comentarios:

Sabela dijo...

Estás tocando temas en tu blog que van delatando cuestiones sociológicas de primer orden. Perdona lo rimbombante, pero desde la cuestión de ocultar la enfermedad o no, la mentira o la mutilación de las esperanzas, hasta la maternidad o la adopción necesarias en una mujer, para una mujer. Debería hacer algún comentario frivolón, pero a estas horas de la madrugada casi no me parece elegante. Tu cáncer mismo, hilo conductor de estos escritos, o tu no-cáncer debería decir a estas alturas de tu tratamiento, te han puesto en la tesitura de descubriri la puerilidad de la gente que te rodea que a menudo se queda en una pausa amotivo-icónica por no saber qué decir. A eso nos has ayudado con tu fuerza, a saber qué decir, a mirar al enfermo como lo que es, no como una libreta con fecha de entrada y salida.

La maternidad y la adopción. Me conoces, en esto soy como tú, sólo que a mí pocos niños me han gustado en este mundo. Me he sentido como una mujer poco femenina, una no-demasiado-clara-mujer, con una tara. No he tenido niños, ya no tendré (la operación a que me someteré en diciembre lo acabará de asegurar, pero era un tema consolidado y claro), y sólo me ha dolido cuando los demás se han compadecido de mí por ello. No he existido a menudo más que como un útero inhábil. "Adopta, Sabela, y no te preocupes". Pues sí, me preocupa no existir más que como reponedora de material. Sé que es descarnado decirlo así, y siento en el alma herir a alguien con mis palabras. Adoptar es algo tremendamente serio, y los estudios a los que te someten dejan tu vida y tu emotividad para el arrastre. Además de tu cuenta corriente ("no es tan caro, Sabela, yo te presto", pero ¿de qué estamos hablando?). Si es cierto lo que dices, si una mujer debe añadir dolor al dolor después de superar una enfermedad, asistimos a una hipocresía más en un munbdo que cataloga al ser humano y coloca etiquetas invisibles sobre la piel, en la frente y en fichas reservadas en algún ordenador donde se lee finalmente "Ella no" o "Él no". Etiquetas que manchan el desarrollo y el futuro sereno que todos merecemos.
Veremos cómo acaba este tema con las entradas que seguro suscitará tu escrito de hoy. Yo estoy indignada.

Un beso, corazón.

Anónimo dijo...

Si, desgraciadamente es verdad. Es muy cierto que no te puedan dar el "certificado" de idoneidad, és triste...
pero es cierto.

Ahí va una preguntita, es justo que una pareja sociologicamente"normal" tenga derecho a un niño i esté este maltratado (por varias causas) i una pareja homosexual, una pareja sin una economia muy potent o mínima, o una mujer con/sin càncer no pueda acceder a la maternidad?

qué valores son los que tu pondrias encima de la mesa si fueras un componente de asistente social? piensas que siguen las reglas?

con estas preguntas quiero mirar de reflexionar en cuanto a la libertat i derecho del niño, porque nace la adopcion: NECESIDAD DE HACER UNA FAMILIA MÁS AMPLIA, TRANSMITIR Y EDUCAR. entre otras cosas. entonces si una familia, pobre, homosexual etc quiere adoptar tinen que mirar tanto el nivel economico como el nivel d'afeccion, educacion hacia el niño i interés. apartir de ahi se tendria que escoger.

La salud es importante pero...no exagerarlo, es lo que tu dices, como soy fumador no puedo tener niños... pero hay abusos, hay incesto, hay maltrato...

Francesc Carbonell

angels blog dijo...

Buenas, de nuevo Àngels,

Os advierto que estoy de baja, y como en este momento me encuentro bastante bien, pues os podeis hasta cansar de mí,

Ahí va mi opinion,

Estoy de acuerdo en que no se puede negar la adopción a una persona que ha sufrido un cancer de mama, dando por supuesto que esa persona va a morir en un plazo mas o menos corto de tiempo, porque aparte te hacen sentir como que estás acabada.

Por lo que tengo entendido, podemos vivir muchos años, quizás más de los que pueda vivir otra persona a la que la enfermedad, ésta u otra le pueda sobrevenir mañana.

En riesgo estamos todos desde el momento en que nacemos, y la seguridad ni en casa la tienes garantizada. Recuerdo que hace unos años, unas señoras mayores que estaban sentadas en su casa delante del televisor, murieron porque una grúa de una construcción cercana, fue a chocar contra su ático.

Yo tampoco he sentido la llamada de la maternidad. Tengo sobrinos, y me gustan los niños en el ratito “bueno”, y cuando ya no puedo con ellos se los devuelvo a sus padres. Les quiero mucho, que conste, pero a veces me cansan.

Luego está la cuestión de quien es más idóneo para una adopción. Yo entiendo que el que quiere adoptar, está tomando una decisión muy importante y muy responsable, aparte de solidaria, ya que generalmente se está haciendo cargo de una criatura normalmente procedente de entornos difíciles, pobres, ...

El que adopta posiblemente siente una llamada, que muchas veces será superior a la de algunos padres biológicos, que en ocasiones deberían tener prohibido tener hijos.

Entiendo también que al que quiere tener un hijo y la naturaleza se lo ha permitido, no le ponen ninguna traba (lógico). Se dan muchos casos de “accidentes”, hijos no buscados, aunque sí queridos en la mayoria de los casos. Pero también se dan muchos casos de malos tratos; luego, ¿Porqué ponér pegas a una adopción que sería con toda seguridad una paternidad/maternidad muy deseada?

Si se agilizaran un poquito más algunos trámites, y se pusieran menos pegas, habría muchos niños que podrían pasar a vivir en un entorno mejor. Que el trauma de muchos de estos niños no ha sido solamente quedarse sin padres, si no todo lo demás, pobreza, hambre...

Quizás si ellos pudieran elegir a sus padres, seguramente no buscarían tanta “perfección”.

Un abrazo,

Àngels. Barcelona.

Mª Carmen dijo...

Me parece un tema un poco delicado el que has tocado esta vez. No estoy muy informada sobre la adopción, pero me parece muy cruel que por la mala suerte de haber padecido cáncer no puedas cumplir tu deseo de ser madre.
Como dices, sería lógico que, por esa regla de tres, no pudieran adoptar las personas que no tuvieran una vida sana: consumidores de tabaco, alcohol, etc. ¡Me parece absolutamente absurdo!

Dejando el cáncer de lado, el tema de la adopción parece ser bastante complicado. Hace unos días mi compañera de piso me estuvo hablando de una pareja que lleva 10 años esperando para poder adoptar a un niño. Después de esos larguísimos años, hace unos meses le han dicho que en 3 años les darán una niña. ¿Cómo puede haber tantos niños en el mundo pasando hambre y desgracias y que una familia joven y animada a ofrecerles un hogar tarde tanto en conseguir sus sueños? Imagina que ahora, ya que les han concedido la adopción, a esa mujer le detectan un cáncer, consigue combatirlo, pero al enterarse la asociación de adopciones le prohíben ser madre. ¿No sería una locura? Y, bueno, en el caso de que alguna asociación no tuviese en cuenta la salud de los padres, ¿aguantaría esa madre otros 13 años? En ese hipotético (aunque posible) caso, yo estaría tan cansada de adopción que de instinto maternal no me quedaría ni para comprar un gato.

En fin, es un tema del que podría estar hablando durante horas, pero eso ya lo dejaré para otra ocasión...

Muchos besos

Mª Carmen Palma

Joana Juan y Laura Sohn dijo...

Querida Toñi, aunque nos hemos decidido a escribirte ahora, desde que iniciaste tu blog lo hemos ido siguiendo. Nos conmueve mucho tu manera de escribir y de afrontar todo lo que te está sucediendo. Por eso, queremos darte la alegría de que a pesar de la distancia seguimos pensando en ti porque realmente eres una mujer que deja huella (¡y no es peloteo porque ya no nos sirve de nada, jeje!). Y que decirte más..., que a pesar de estar en Barcelona no vamos a cortar raíces. Así que, si teneis planeada una cena con los alumnos del año pasado, ¡ni se os ocurra hacerla sin nosotros! Esperamos verte pronto y que sigas tan fantástica como siempre, un beso muy fuerte.

María Antonia Valdivielso dijo...

Sabela,

Este blog empieza a ser como las cerezas: cuando coges una acaban viniendo algunas más y a veces no queda más remedio que comérselas todas (o eso es lo que me pasa a mí: a lo mejor es porque me pierden). Yo misma ni sé qué voy a escribir la semana que viene, aunque temas no me faltan. Me da la impresión de que vivo rodeada de noticias sobre el cáncer o de gente que lo ha padecido y todo ello me provoca reflexiones que hasta ahora no me había planteado. A la fuerza ahorcan, que dicen los castizos.

No me habías dicho que finalmente te iban a operar. Hace mucho que no hablamos. Este fin de semana no puedo (ya verás por qué), pero la semana que viene te llamo, a ver si podemos hablar. Esto del ciclo me pone muchas trabas sociales: salgo a las 9:30 y llego a mi casa a unas horas en las que no me gusta molestar a nadie con una llamada.

Respecto a lo de la maternidad/adopción no tengo más que añadir, que en eso nos parecemos más que mucho. Afortunadamente, dentro de nada entraremos en una edad en la que ni tendremos que explicarnos ni nadie nos preguntará cuándo tendremos un niño.

Un beso, guapa

María Antonia Valdivielso dijo...

Francesc,

Das en el clavo con tus preguntas, sobre todo si pensamos que a los padres biológicos no se les exige ningún requisito. Tener un hijo es prácticamente lo único para lo que no te piden un carnet o un cursillo, y todos podemos dar fe de que hay padres que necesitarían acreditar que son capaces de cuidar a una criatura debidamente.

Hasta ahora no me había planteado esa función de los asistentes sociales como jueces, porque al final lo que hacen es dedicir si eres inocente o culpable; en el primer caso, puedes adoptar; en el segundo, no. El problema es que hay mucha gente que es culpable sin haber hecho nada malo.

Un matrimonio al que conozco adoptó un niño en relativamente poco tiempo porque ella no trabajaba y podía quedarse con el niño en casa. Pasaron por delante de muchas parejas en las que los dos trabajaban. ¿No es injusto? En ese caso ni siquiera pesaba la cuestión económica, sino el punto de vista tradicional que dice que el lugar natural de la mujer es la casa cuando se tienen hijos. Estoy segura de que si el marido fuera el que se quedara en casa la situación habría sido notablemente diferente.

Un abrazo

María Antonia Valdivielso dijo...

Àngels,

Tú escribe, di que sí, ahora que puedes y tienes tiempo y ganas. Otra ventaja de tener cáncer... (Es broma, pero la ironía no llega a través de este medio)

Como tú dices, nadie sabe cuándo le va a llegar su hora. Un accidente o una enfermedad le puede llegar a cualquiera y decir que una mujer que ha sufrido un cáncer está condenada a morir pronto es no tener ni idea de cómo funcionan las cosas ahora. Quizás los responsables de esas agencias de adopción no saben que el 90% de los cánceres de mama se curan.

En las contestaciones de más arriba he expuesto algunas ideas que sirven también para lo que tú dices. Es cierto que los trámites de adopción son terriblemente largos y frustrantes, pero no para todo el mundo. Que se lo digan a algunas famosas que toman unos atajos que no están al alcance de la mayoría de los mortales.

Veo que también eres del club de los sobrinos... qué monos son y qué cómodos...

¿Ya tienes en marcha el blog?

Un abrazo.

María Antonia Valdivielso dijo...

Mari Carmen,

El problema es que hay una edad máxima para la adopción, así que si los trámites se demoran simplemente no se llega a tiempo, por más que la culpa sea de la administración de aquí o del país de adopción. Es una locura a la que no le veo excusa.

Un beso.

María Antonia Valdivielso dijo...

Joana y Laura,

Entrad en el blog, pero estudiad, que Barcelona está llena de tentadoras posibilidades. ¿Os gusta lo que estáis estudiando? ¿Es lo que pensabais?

A ver si continuamos en contacto virtual y montamos esa cena bien real.

Un besazo a las dos.

Anónimo dijo...

cUna pregunta, que no va ni de la adopción ni nada parecido, es si sabes quien soy? porque mi nombre real no es ese.

si lo tienes claro ya me vale.

ánimos este fin de semana estoy en Pollença- po si las moscas- me encantaria verte.

Francesc Carbonell

Anónimo dijo...

El pesadito de Francesc...
Hoy he ido a la facultat como cada día intentando superar el día día, y me he encontrado con una amiga que hace trabajo social, pensando en el blog, le he preguntado lo de la adopción y me ha dado unas lecturas.

En definitiva lo que he comprendido de ellas, es que, las mujeres y/o hombres que han padeciddo càncer y quieren adoptadar, esa enfermedad tiene que estar desaparecida o con un mínimo riesgo.
"Simple hecho de no poner otra vez en riesgo el derecho del niño".
Francesc Carbonell

Yo también tengo cáncer dijo...

¡Pues estamos arreglados! En un país, y en un continente, y en un lado del mundo, donde a veces los animales tienen más derechos que los seres humanos -y que conste que estoy a favor de la protección animal, pero con sentido común- lo que nos faltaba era esto.
Lo peor de todo es la ambigüedad, que mientras nos dicen que el cáncer ya no mata, no nos permitan ejercer como ciudadanos de pleno derecho.
¡¡Esto es España!!
(Perdón por la reacción, pero no me sale de otra manera)

Roberto dijo...

Buenas tardes,

Nos presentamos como dos estudiantes de Economía y Periodismo de la Universidad Carloss III de Getafe, somos Robero y Davinia.

Hemos leído tu blog, y con motivo de una asignatura, estamos realizando un reportaje sobre el cáncer de mama.

Nos gustaría pedirte permiso para que pudieramos entresacar algunas de tus declaraciones del blog para nuestro reportaje, ya que habíamos pensado hacer un seguimiento desde que se le detecta la enfermedad a una persona, hasta que logra superarla, y para ello tu blog es perfecto!!

Además nos gustaría incluir una foto de los tres casos que vamos a destacar a lo largo del trabajo, y es por ello por lo que también nos ponemos en contacto con usted.

Nos gustaría que nos enviara una foto suya a esta dirección de email (tipo carnet) además de darnos su consentimiento para entresacar estas frases.

Le rogamos nos conteste lo antes posible, dada la importancia del asunto, y sin otro propósito, le agradecemos de antemano su colaboración y le damos todo nuestro apoyo.

Muchas gracias y un saludo,

Roberto Gómez y Davinia Fernández

roberto.gmez86@gmail.com

Luisa dijo...

Aparezco por aquí con la intención de hacerlo más asiduamente para comentar lo de la adopción.

El certificado de idoneidad depende de las normas del pais que "ofrece" niños en adopcion y de las normas del país que los acoge.

Tener cancer, tanto para el futuro padre o futura madre adoptiva, supone quedar excluido. Pero pasa lo mismo con otros enfermedades crónicas. Cosa que podría entender, al menos intentar, si también regulasen que ciertos "individuos" no debería tener hijos biológicos JAMAS.

Lo realmente inaudito, y lo sé por experiencia, es lo que pasa en Rusia: no puedes adoptar si has tenido cancer aún estando en situación de alta médica.

Esto... soy paciente enferma de cancer, y digo soy en vez de estoy porque lo mío es un problema genético. Oye, ya pondré la dirección de mi blog cuando lo tenga más lucido o lúcido, no se muy bien.

Salud y fuerza

Luisa dijo...

Aparezco por aquí, con la intención de hacerlo más asiduamente, para comentar lo de la adopción.

Es decir pa hablar de otras cosas. Lo que hacen un par de comas, por dios.

María Antonia Valdivielso dijo...

Luisa,

Por supuesto espero que, con comas o sin ellas, te pases por aquí a comentar lo que te parezca. En cuanto tengas el blog listo para tu nivel de exigencia (que intuyo muy alta) no tienes más que decirlo.

Estás muy informada con lo de la adopción internacional. No sé si es por experiencia personal o a través de persona interpuesta, pero no puedo estar más de acuerdo en que a quien habría que pedir certificado de idoneidad es a muchos padres biológicos. Qué digo de certificado de idoneidad: bastaría con uno que certifique que se posee algo de sentido común. Lamentablemente, a perro flaco todo son pulgas, y basta que quieras adoptar hijos para que la vida se te convierta en una carrera de obstáculos complicada y absurda en la que, encima, en muchos casos el corredor no llega a la meta.

Como alguien ha dicho antes, tanto repetirnos que no somos enfermas para luego ponernos un cuño indeleble.

Un abrazo.