lunes, 29 de septiembre de 2008

La mudanza

Lunes: semana nueva y piso nuevo.

Después de un fin de semana realmente extenuante, anoche dormí en mi nuevo piso. Todo el día de ayer tuve una brigada de trabajo formada por unos hombres estupendos en todos los sentidos (mi padre, mis hermanos y Biel), a los que se unió mi madre en calidad de capitana general de todos los ejércitos. Con todos ellos y una furgoneta se consumó la mudanza.

Yo no lo viví en directo, porque estaba organizando los cachivaches en el otro sitio, pero por lo que me han contado sacar el somier del piso de alquiler fue como para vender entradas. Tuvieron que subirlo a la azotea y desde allí bajarlo con cuerdas. Todo ello sobre el tejado y con más de una docena de guiris mirando, esperando que alguien se estampara contra el suelo para poder colgar el vídeo en you tube. Por desgracia para ellos –para los turistas, quiero decir-, las únicas bajas reseñables fueron un par de tejas (¡que nadie se lo diga a mi casero, que me lo descuenta de la fianza!).

Terminamos a las tantas y media. Dicen que cambiarse de piso es una de las situaciones más estresantes por las que puede pasar una persona. Yo puedo asegurar que es de las más agotadoras. Hoy, no sé si como consecuencia de la paliza o por otras razones, estoy, aparte de cansada, medio constipada. Me ha costado ponerme en marcha esta mañana y más todavía ir al instituto esta tarde. Me habría saltado clases hoy si no fuera porque el jueves y el viernes me fugué de las últimas horas para ir al teatro. Un día de estos os contaré lo que vi, porque viene al caso.

Eso sí, estoy encantada de tenerlo todo casi listo y de estar, al fin, en mi piso. He cumplido con lo que me había propuesto, tenerlo arreglado antes del jueves, cuando me vuelven a envenenar. Si le digo a la oncóloga lo que he hecho estos días, me mata con sus propias manos, no con la quimioterapia como está haciendo ahora. Por suerte, nadie se lo va contar, así que no tiene por qué enterarse. Incluso para una chicarrona del norte como yo, quizás lo de este fin de semana haya sido un poco excesivo.

La celebración del día de hoy es múltiple: es el aniversario de bodas de mis padres, es el cumpleaños de mi padre y su medio santo (se llama Joaquín Miguel, qué se le va a hacer). No sólo tengo la suerte de tener unos progenitores estupendos, sino que además son bien guapos. Comprobadlo en la foto los que no los conocéis. El que está en el centro es mi hermano, que también celebra hoy su medio santo. Para ellos, y también para Biel por su onomástica, felicidades, que sigáis así de bien y, sobre todo, ¡que yo lo vea!

19 comentarios:

fray lokus dijo...

Bueno ahora has añadido un gasto más a tu colección:

La contribución urbana, ese impuesto no lo pagas si eres inquilino.

Que disfrutes de la casa

Anónimo dijo...

Enhorabuena por tu nuevo piso, dicen que palos con gusto no duelen y eso es lo que te ha pasado a tí este fin de semana. Todavía te quedan 3 días para recuperarte antes del Jueves.

Un beso
Lola

M. dijo...

Hola Toñi
¡Enhorabuena por la mudanza!, a mi tampoco me gustan nada y es por ese motivo que, por esta vez, me revelé contra mi genio y pienso llevarme a Palma solamente y nada más que una maleta.
Tengo permitida aun, gracias a dios, la entrada a casa de mis padres, a si que bajare los findes para nutrirme de energías y (¡como no!) de comidas súper congeladas, preparadas por mamá, para afrontar los días de invierno en la cuidad y esta nueva aventura que comienzo.
Mucha fuerza para el jueves... no pienses en todo lo que hiciste, si no en lo poco que te queda para ponerle un punto final a esta historia.
Un beso,
M.

Pepe dijo...

Enhorabuena, menos mal que eres de Bilbao que si no...

Anónimo dijo...

hola toñi, enhorabuena por tu piso, si te sirve de consuelo yo también he estado de mudanza, vivo en Palma( fines de setmana en el Puerto de Pollença por supuesto)

me aceptaron para hacer el grado superior de eduación infantil. Estoy muy contenta.

Que te recuperes pronto de este fin de semana

Un beso
Mª Magdalena Vizcaíno

Anónimo dijo...

Felicidades,ya estas en tu casa.
Depues de mi mudanza tuve un trauma
que me duro un año,fue terrible.
No se, pero aparte de la mala suerte de sufrir un cancer, eres muy afortunada,tienes a tus padres,
y tu hermano al lado que te estan
ayudando,y apoyando,seguramente si
no fuera por tu enfermedad no
os veriais tanto.Manda huevos que
tenga que pasar algo terrible
para que despues ocurran un monton
de cosas buenas.Yo tuve una experiencia asi,no exactamente,tuve
una hemorragia cerebral,y ahora quiero muchisimo mas a mis padres
hermanos,hijos,etc,si cabe,.
Despues de esto sales muy reforzada
y al final sirve.
Espero que en el nuevo piso funcione todo perfectamente,je je.
Un abraza.
Madre ex alummos.

Sabela dijo...

Fuerza para mañana.
Un beso muymuyfuerte. Yo también pensaré en ti.
Sabela

María Antonia Valdivielso dijo...

Fray Lokus,

¡Tú sí sabes cómo animarme! Ni había pensado en que tengo que pagar la contribución. Menos mal que, como tengo amigos en el Ayuntamiento, me harán algún chanchullo... ¿o eso es prevaricación? Ah, no, como mis amigos son de la oposición, igual hasta me toca pagar doble.

Te perdono por los buenos deseos del final.

María Antonia Valdivielso dijo...

Lola,

No puedes tener más razón. Yo me sé otro refrán que viene muy al caso también: sarna con gusto no pica, y eso es lo que me ha pasado. Estoy tan contenta y tan ocupada, que me he dado cuenta hoy de que ya me toca empezar con el fortecortín. Hasta ahora casi no lo había ni pensado.

Un beso, guapa.

Anónimo dijo...

Mucho ánimo para mañana y a seguir restando, ya queda una menos y dentro de poco ya ni te acordarás.
Un beso
Lola P

Anónimo dijo...

Hola Toñi ,soy la tia Isabel,ya lo creo que heres una chicarrona del norte y del mismo centro de Bilbao,que nadie lo dude ,ánimo para mañana.besossss

BOUCHRI dijo...

Hola Toñi
HACE UNOS DÍAS TE HE ESCRITO UN COMENTARIO , PERO LA VERDAD ES QUE SOY UN DESASTRE EN ESTAS COSAS Y NO SÉDONDE LO HE METIDO...
BUENO,LO INTENTARÉ POR SEGUNDA VEZ...EN PRIMER LUGAR DECIRTE QUE LO SIETO MUCHO POR LO QUE TE ESTA PASANDO,DESEARTE LO MEJOR Y DARTE MUCHOS ÀNIMOS...
POR CIERTO,¡ENHORABUENA POR TU NUEVO PISO!
¡TOÑI, NUNCA PIERDAS ESA SONRISA CONTAGIOSA DE LA QUE ERES DUEÑA!
NO TE ASUSTES DE LAS FALTAS DE ORTOGRAFÍA... MUCHOS BESO

María Antonia Valdivielso dijo...

M.,

¿Una maleta? ¿Y serás capaz de vivir entre semana sólo con su contenido? ¡Qué valor y qué difícil me parece! Creo que lo que te acabará pasando es que cada lunes volverás a Palma con más cosas y que, al final del curso, necesitarás una furgoneta. Nos ha pasado a casi todos. Es una idea excelente lo de llevarse comidas de mamá. Yo también lo hago. Eso sí, ¡recuerda devolver los tuppers! Si no lo haces, a ver dónde vas a llevar lo que te preparen.

Y, sí, ya me queda muy poco, y voy descontando.

Un abrazo. Espero que en Palma te vaya todo muy bien y que lo nuevo se corresponda con tus expectativas.

María Antonia Valdivielso dijo...

Pepe,

Aunque tú no lo digas, yo lo pienso: sólo podría ser un poco más bruta si fuera mañica.

Leeré en el Urxella cómo ha ido el pleno.

María Antonia Valdivielso dijo...

Mª Magdalena,

Estoy muy contenta de que, por fin, puedas hacer el ciclo. Yo sé muy bien la ilusión que tenías por esos estudios. ¡Enhorabuena!Por otra parte, tú y yo estamos compartiendo experiencia, ambas somos alumnas de un ciclo superior. Espero que disfrutes de tus estudios tanto como yo lo estoy haciendo.

Espero que la vida en Palma te guste. Poder combinarlo con el Puerto los fines de semana es ideal.

Un beso muy grande,

Toñi

María Antonia Valdivielso dijo...

Madre de ex alumnos,

Sí, estoy rodeada de una gente magnífica; además de mi familia tengo la suerte de tener los mejores amigos y gente que me quiere o aprecia, como un montón de alumnos y de padres de alumnos y ex alumnos. Encima, me hacen llegar su cariño con gestos prácticos (mudanza, por ejemplo), pero también con gestos simbólicos, como el blog y los mensajes de e-mail que me llegan. Desde que se sabe lo que he tenido, mi móvil no para de sonar y todo el mundo me cuida tanto que voy a estar en deuda permanente con un montón de personas.

Como tú, creo que enfrentarte a una enfermedad seria (como tu hemorragia o mi cáncer) te hace replartearte tu vida y el orden de prioridades de cualquiera cambia radicalmente. Te das cuenta de que, a pesar de todo lo malo, vivir es un regalo. Hacerlo con tus tuyos es, además, un privilegio.

En la casa ya empiezan a salir esas "cosillas" que en otras circunstancias me harían enfadarme con la mitad del mundo. Ahora pienso que ya se solucionarán de una forma u otra.

Un abrazo.

María Antonia Valdivielso dijo...

Madre de ex alumnos,

Sí, estoy rodeada de una gente magnífica; además de mi familia tengo la suerte de tener los mejores amigos y gente que me quiere o aprecia, como un montón de alumnos y de padres de alumnos y ex alumnos. Encima, me hacen llegar su cariño con gestos prácticos (mudanza, por ejemplo), pero también con gestos simbólicos, como el blog y los mensajes de e-mail que me llegan. Desde que se sabe lo que he tenido, mi móvil no para de sonar y todo el mundo me cuida tanto que voy a estar en deuda permanente con un montón de personas.

Como tú, creo que enfrentarte a una enfermedad seria (como tu hemorragia o mi cáncer) te hace replartearte tu vida y el orden de prioridades de cualquiera cambia radicalmente. Te das cuenta de que, a pesar de todo lo malo, vivir es un regalo. Hacerlo con tus tuyos es, además, un privilegio.

En la casa ya empiezan a salir esas "cosillas" que en otras circunstancias me harían enfadarme con la mitad del mundo. Ahora pienso que ya se solucionarán de una forma u otra.

Un abrazo.

María Antonia Valdivielso dijo...

Hola, tía

Como bien sabes, soy de Baracaldo, pero eso es sólo porque los de Bilbao nacemos donde nos da la gana.

Gracias por los ánimos. Espero que la oferta de bacalao que me hizo llegar Ester siga en pie.

Un beso para los cinco.

María Antonia Valdivielso dijo...

Bouchri,

El otro comentario ha desaparecido, pero este no, y me ha hecho mucha ilusión recibirlo. Ya sabes dónde está mi casa ahora, si necesitas algo o si simplemente quieres venir a visitarme. Estás invitada.

¿Qué tal la universidad? Cuéntame cosas, por favor. Me apetece mucho sabes qué tal te va.

Un abrazo, guapa.